Presentaciones

La formación y el desarrollo de nuevas capacidades  en el equipo son claves para orientar toda la actividad hacia el cliente


 

La formación y la sensibilización de los equipos hacia los cambios que se están produciendo en la era digital son determinantes para el liderazgo en los mercados. 

AIC y las personas que lo componen dedicamos una parte muy importante a adquirir conocimiento y experiencias y a compartirlo con nuestros clientes. 

Con ese propósito hemos desarrollado diferentes formatos para la formación de los equipos corporativos. Todos están basados en la comprención de los cambios globales que se están produciendo y de los que están por venir como consecuencia del progreso tecnológico y científico en nuestros días. 

La formación que ofrecemos está orientada a conseguir un liderazgo transformacional fuerte de las personas con las que trabajamos y se adapta a las necesidades y a su disponibilidad de tiempo. 

A continuación recogemos algunas de las sesiones de formación y conocimiento en abierto que ofrecen los componentes de nuestro equipo.


 

«Con flexibilidad, con agilidad, con conversación y con datos» 

CONTEC México: Sharing Innovation

Consultores, editores, libreros, distribuidores, generadores de contenidos y analistas de Alemania, Brasil, Colombia, España, México y Reino Unido se han reunido en Ciudad de México para participar en CONTEC México, un espacio de reflexión e intercambio de experiencias en torno a a las industrias creativas y de contenidos, con un foco particular en el vínculo entre la industria del libro y los productos audiovisuales.

Esta es la entrevista realizada a Juan M. Zafra con motivo de su participación en el encuentro:

¿De qué manera sustituye el análisis de datos las capacidades clásicas basadas en la intuición a la hora de satisfacer las demandas de los usuarios?

El análisis de datos ha modificado el proceso en la toma de decisiones en todos los ámbitos y de forma especialmente intensa en las relaciones con los usuarios, ya sean consumidores, si nos referimos al mundo de la empresa, o ciudadanos, si lo hacemos a la administración pública. El ciudadano hoy está en el centro y gracias a las tecnologías de la información y de la comunicación, al big data y a la analítica de datos es posible, imprescindible, dar respuesta a sus demandas en todo momento. Las organizaciones que no actúan de ese modo están abocada a la extinción, están fuera del mundo moderno. 

En más de una ocasión has acuñado la frase que ni el trabajo ni los clientes te definen ya, ¿a qué te refieres exactamente?

Me refiero a que cada uno de nosotros debe desarrollar sus propias capacidades, su identidad, su propósito y la mejor forma de relacionarse con el entorno. Lo digo muchas veces en tono de provocación: porque estamos en un momento de cambios dramáticos y tenemos que perder muchos miedos: a la pérdida de empleo; a desarrollar nuevas capacidades o a afrontar situaciones diferentes con modelos de relación distintos, que no estén anclados en la sociedad industrial. Vivimos una crisis cultural; crisis como oportunidad y tenemos que saber aprovecharla dejando atrás las formas de pensar y de actuar propias de un mundo que ya se ha quedado atrás. 

¿Por qué prefieres hablar de disrupción digital en lugar de transformación digital? ¿En qué se materializa esto en lo referido a la industria del libro?

En realidad, me gusta hablar de viaje, de proceso… La adecuación al contexto digital hace tiempo que se viene produciendo -aunque muchas veces no nos demos cuenta o, lo que es peor, no queramos asumirlo por temor o por resistencia al cambio y a la pérdida de posiciones de dominio-; en algunos ámbitos se ha producido de manera brusca, como una ruptura con el pasado, aunque todavía queden flecos por ese afán de aferrarse a lo que fue y ya ni siquiera puede seguir siendo. Lo hemos visto en el mundo de la música, en los medios de comunicación y en el audiovisual. El mundo editorial se resiste, pero la experiencia de otros subsectores de la industria cultural y de los contenidos, está sirviendo para que asistamos a procesos de cambio, aunque por desgracia, lentos por la resistencia a perder cuotas de dominio de los agentes tradicionales frente a los nuevos operadores.

¿En qué no se puede equivocar una empresa a la hora de enfocar su estrategia digital? ¿Es siempre el usuario el que marca las estrategias?

No se puede equivocar en la gestión de personas; en creer que se trata de la aplicación de tecnología y dejar para el final la empatía con las personas que trabajan en la organización y las personas a las que sirve. Parece obvio, pero la norma es que las propias personas, los empleados, de una organización urgida de llevar a cabo los cambios se olviden de que lo más importante es el consumidor, el cliente (me gusta el concepto anglosajón de buyer person porque pone en valor la persona), que es, en efecto, quien determina cómo es el presente y el futuro de las organizaciones.

Con una demanda tan cambiante y en continuo movimiento por parte de los usuarios, ¿cómo pueden las empresas satisfacer esta?

Con flexibilidad, con agilidad, con conversación y con datos. Poniendo al usuario en el centro, monitorizando sus demandas y dando respuesta inmediata a sus necesidades; renunciando a muchas de las formas de hacer de la era industrial, estableciendo nuevos modelos de organización interna -menos piramidal y departamental y más colaborativa- y canales de comunicación fluidos que permitan establecer nuevos procesos internos y de relación con los stakeholders. Pero, por encima de todo, asumiendo, que el mundo es ya no líquido sino volátil y que las viejas estructuras se desmoronan, aunque, a veces, desde las grandes salas de máquinas del poder tradicional, no se perciba así.

En una entrevista que diste al medio Be-Digital, mencionaste que la trazabilidad es una de las claves del futuro, ¿a qué nivel se puede aplicar esto en el mundo del libro más allá de las herramientas ya conocidas como metadatos?

Me refería a que la transparencia es un factor determinante para la sostenibilidad en las relaciones de las compañías con las personas en el nuevo contexto. El concepto mismo de privacidad ha cambiado en todo el mundo -lo dijo Jeff Jarvis en su libro Partes públicas en el año 2011- y lo que exigen ahora los ciudadanos es un comportamiento ético de parte de las instituciones con las que se relacionan -empresas o administraciones e incluso personas-, conocer cuáles son sus intenciones, sus metas, qué van a hacer con nuestros datos o de qué forma utilizan la información que me requieren cada vez que abro mi plataforma de lectura digital, por ejemplo. Me refiero claro, a ciudadanos, formados e inquietos, y no al rebaño que se deja llevar, que son de quienes deberíamos preocuparnos todos en formar para que nuestro modo de vida sea sostenible y equilibrado. Me gusta afirmar que la sociedad digital tiene un motor con energía GTR, de Generosidad, Transparencia y Reciprocidad, tres principios éticos muy básicos que se comparten en cualquier cultura.


 

«Aprobar no es saber: formar en la era de la complejidad», a cargo de Juan M. Zafra

Jornadas de Experiencias Docentes

Palma de Mallorca, 30 de enero de 2020

La Universitat de Illes Balears contó con nuestra participación en unas jornadas celebradas en su sede central de Palma de Mallorca, así como en las sedes universitarias de Menorca e Ibiza y Formentera, a través de videoconferencia.

La conferencia inaugural de las jornadas corrió a cargo de Juan M. Zafra, con una intervención orientada a la necesidad de adecuar las prácticas y los procesos universitarios a la nueva realidad social y al nuevo papel de las empresas. En palabras de Juan M. Zafra:

«Las empresas evolucionarán para convertirse en nodos de superbienestar social o desaparecerán por deficit de talento y de clientes.

Las empresas en la sociedad digital deben ser espacios para generar enriquecimiento personal, conocimiento y relación; no solo acumulación de capital y retribución al accionista. Y a partir de ahí, tenemos la responsabilidad de:

  • formar en una nueva cultura a los jóvenes. Para un mundo en el que el empleo deja de ser lo único que da sentido a nuestra vida.
  • exigir a las empresas que actúe con responsabilidad social para una sociedad sostenible, equilibrada. En el comportamiento interno y, sobre todo, en las relaciones con sus círculos de relación.
  • perder los miedos, renunciar a atavismos y a los refugios que nos ofrecen las rutinas propias de la sociedad industrial basada en la economía de combustibles fósiles.

¿Ideología? ¿Ética? No, supervivencia sistémica».


 

Cuarta jornada del ciclo de Jornadas sobre Nuevas Tecnologías y su Impacto Económico y Social. 9 de enero en la sede del Círculo de Empresarios

«Las empresas necesitan un nuevo modelo de relación con los usuarios»

El valor económico de los datos, a debate en Círculo de Empresarios-FEDEA

Madrid, 9 de enero de 2020

Jornada dedicada a debatir y analizar sobre la valoración económica de los datos, los aspectos que la acompañan relativos a la titularidad y privacidad, así como su encaje en la regulación actual. Organizada por Círculo de Empresarios y FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) .

Ha contado con la participación de Juan M. Zafra; Cristina San José quien, Chief Data Strategist del Santander y miembro del Grupo de Alto Nivel sobre Inteligencia Artificial en la Unión Europea; Carme Artigas (empresaria pionera y experta en Big Data e IA, Consejera Asesora internacional y Embajadora para España de la Conferencia WIDS y recién nombrada secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial), Diego Vizcaíno (socio director del Área de Economía Aplicada de AFI) y Jorge Infante (CNMC y BEREC).


 

«Es tiempo de exploradores, de líderes que inspiran y transmiten confianza»

‘First Steps’, conferencia de Juan M. Zafra en TEDx Rey Juan Carlos University

Madrid, 23 de enero de 2020

«Personas que se diferencian del resto por ser capaces de lanzarse a la aventura y dar el primer paso para perseguir sus sueños o sus objetivos e inspiran y lideran a los demás para que hagan lo mismo».

La conferencia de cierre de la jornada TEDxURJC ha estado a cargo de Juan M. Zafra, en su calidad de profesor universitario, director de la revista TELOS y asesor en la secretaría de Estado de Comunicación en la presidencia del Gobierno de España, Su trayectoria en el periodismo y la experiencia acumulada en empresas de diferentes sectores en el marco de la comunicación corporativa han atraído el interés de los jóvenes organizadores del encuentro. 

TEDx First Steps se basa en aquellas personas que se atreven a dar el primer paso, que generan un impacto en ellos mismos y en el mundo, de cómo procesan y llevan sus emociones para inspirar, liderar, educar y transmitir la gran importancia de tomar esta decisión. Comprender, estudiar este pensamiento para poder dar respuesta a qué es lo que ha llevado a esta persona a tomar dicha decisión.

Reseña en los medios de comunicación: https://www.lavanguardia.com/vida/20200124/473100509052/la-urjc-celebra-manana-sus-primeras-jornadas-divulgativas-tedx-first-steps.html


 

Los protagonistas del cambio que vivimos analizan el impacto del progreso tecnológico y científico en nuestras vidas

Foro Telos

Foro Telos es una serie de debates en los que participan destacados pensadores internacionales, protagonistas del cambio que estamos viviendo.

Su visión y su capacidad para la prospectiva, nos ayudan a conformar la fotografía del futuro inmediato. El foro indaga en las características de lo humano y de la transformación que la tecnología opera en todas las facetas que lo definen: ética, historia, evolución y creatividad, son las temáticas elegidas para el desarrollo de su primera edición.

Durante dos semanas, la revista TELOS, que edita Fundación Telefónica y dirige Juan M. Zafra, analiza las transformaciones que estamos experimentando en nuestro hábitat, en nuestras ciudades y en el medio ambiente; la evolución hacia el humano digital, los elementos que nos definen y las capacidades creativas que la tecnología nos permite desarrollar para consolidar una nueva cultura digital; las consecuencias de la digitalización y de la robotización y la conveniencia de revisar nuestros modelos de relación a lo largo de la Historia hasta consensuar un nuevo contrato social. Todo ello desde una perspectiva integradora, aunando las ciencias y humanidades.

Uno de los encuentros principales estuvo protagonizado por la conversación mantenida entre el premio Pulitzer Jared Diamond, uno de los intelectuales más reputados de Estados Unidos, y Juan M. Zafra, director de la revista Telos. Diamond ha publicado «Crisis», estudio sobre sobre cómo las naciones más poderosas sacan partido de sus peores momentos, se reiventan y son capaces de ocupar posiciones de liderazgo global


 

«Las empresas necesitan líderes transformacionales fuertes para sobrevivir en el capitalismo del big data y la IA»

Pensar para la complejidad. Curso para la alta dirección corporativa

Vivimos una realidad digital que no se corresponde ya con la experiencia analógica, pero solo unos pocos -personas, institucionales, empresas- han trasladado a su existencia física los valores que comporta la vida digital.

La mayoría vive en un contradicción distópica y vacía. El concepto de cultura digital evoca al Renacimiento y deberíamos hablar de un espíritu digital, relacionado con una nueva era creativa en la que para avanzar es preciso abarcar todo el conocimiento disponible y aprehender nuevas visiones y disciplinas.

Cultura Digital es un nuevo espíritu, basado en la generosidad, la transparencia y la reciprocidad en unas relaciones colaborativas orientadas al bien común, al mejor y mayor aprovechamiento de los recursos, en un entorno dominado por el progreso tecnológico y científico que conducen a la sociedad de la abundancia.

El reto humano está en la sostenibilidad medioambiental, económica, laboral y social, para evitar la desigualdad y que esta conduzca al fin de la humanidad bajo el imperio de la robótica inteligente.

Sin una visión humano-céntrica el avance tecnocientífico carece de sentido. Confiemos en que esa nueva cultura digital se imponga y el humano no pierda otra oportunidad. Será la última.


 

Una red de nodos de digitalización para rehabilitar la España vaciada

Presentación de (Tu) Nación Digital

Las tecnologías posibilitan mejores condiciones para el desarrollo personal, profesional y social siempre que se utilicen con criterios de sostenibilidad y pensando en las personas. Es lo que propone el proyecto Nación Digital, una iniciativa promovida por Rafael Martínez-Cortiña. 

Martínez-Cortiña recoge las ideas fundamentales del proyecto en el libro (Tu) Nación Digital, que presentó junto a Juan M. Zafra, director de AIC; Federico Morán, director de la Fundación madri+d y miembro del Comité Científico del Club Nuevo Mundo; Nohelis Ruiz Arévalo, experta en networking; y Marta Corella, alcaldesa de Orea y pionera en la España Vaciada de la primera experiencia de Nación Digital.

La idea es desplegar la Nación Digital en la España vaciada, generando oportunidades a la innovación con apoyo de la Comisión Europea, y desarrollar nodos de impulso a la digitalización en ciudades de toda España necesitadas de una transformación para liderar la sociedad digital en el siglo XXI.

Esta utopía está por construir, pero es esperanzadora porque propone una comunidad que es transparente en lo fiscal, se autorregula por sí misma y porque desplaza al sistema de competencia que ha provocado la crisis climática y las mayores amenazas para el futuro de nuestra especie.

Durante la presentación, Juan M. Zafra insistió en la necesidad de detener la deshumanización de la sociedad digital, el deterioro del planeta como consecuencia del consumo desbocado y del populismo reaccionario empeñado en detener el progreso tecnocientífico.